Comida corrida

En Ciudad de México es muy popular la “comida corrida”, que tiene su origen en el
siglo XIX, cuando comenzaron a abrirse negocios y fábricas fuera de la ciudad, y los
trabajadores, lejos de sus casas y escaso tiempo y dinero para comer, tenían que
buscar opciones económicas y rápidas, o sea, “correr a por su comida” y “comer
rápido”.

Fue por aquel entonces cuando empezaron a surgir lugares en los que se les servía
un menú fijo de un plato tras otro, o sea de “corrido”, sin opción de elegir en una carta,
y aunque siempre consistía en sopa, arroz, y guisado, se cambiaba cada día.

Hoy en día, la clientela sigue siendo la clase trabajadora, ya que la “comida corrida” se
caracteriza por servirse al mediodía y ser un menú completo, barato y rápido.

Estos menús son estándar y caseros, ya que se sirve el tipo de platos que los obreros suelen
comer en sus casas, sopas, ensaladas, arroces, guisados con acompañamiento de
fríjoles, tortillas de maiz, postres sencillos y bebida, generalmente agua de frutas.

La “comida corrida” suele servirse en fondas, mercados y puestos callejeros, y al estar
tan extendida en la actualidad, algunos establecimientos, dejando atrás el menú fijo,
ofrecen más opciones de platos a sus clientes para que puedan elegir.

En definitiva, la “comida corrida”, vendría a ser una casera y económica versión
mexicana del “Fast Food” norteamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *